El Chaco, tramposo y cínico

Un aplauso para la Comisión Disciplinaria por suspender a Christian Giménez por aventarse un clavado en el área y provocar así que el Pachuca derrotara a Estudiantes, fue una decisión excelente, maravillosa, que ha sentado precedentes…

Y un gran abucheo para Christian Giménez, quien además de que el viernes durante el partido demostró que es un tramposo, también enseñó su cinismo pues al término del cotejo se acercó al técnico del rival, Miguel Herrera, para decirle que nunca lo tocaron.

Y ahora, peor es el cinismo del Chaco, pues se atreve a declarar que sí lo tocaron en la jugada, algo totalmente falso, en la imagen de televisión se ve claramente que el arquero Mario Rodríguez nunca lo toca y él se tiró como si le hubieran dado un balazo.

Cierto, el jugador argentino también declaró, seguramente asesorado (por no decir obligado) por su directiva que acepta el castigo, pero lo dijo de una manera poco convincente, con los dientes apretados, como niño de primaria que sólo ofrece disculpas cuando el maestro lo obliga pero a leguas se nota que no hay sinceridad.

El Chaco mostró su enojo al exigir que de ahora en adelante se castigue a todos los que hagan lo mismo, en eso sí tiene razón y ojalá se haga, porque si hay una figura que debe ser eliminada del futbol es la del tramposo, sí, tramposo, con todas sus letras, porque nadie se puede escudar en su trayectoria para ocultar una trampa, o ¿acaso si una monja se pasa un alto debe ser eximida de la multa?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s