Periodistas vs futbolistas

Palco Estadio Azteca Por: @OscarGuevara_TD

Mucha polémica se desató tras el clavado de Erick “Cubo” Torres para provocar un penal en el partido Puebla vs Guadalajara, pero más polémica aún fue la que se hizo tras las declaraciones del técnico Ignacio Ambriz intentando defender a su jugador, mencionando que el futbol es engaño y que la maña es esencia y es “lo bonito del futbol”.

Posteriormente Ambriz dijo que lo malinterpretaron, que él no promueve el engaño en sus jugadores, nunca les pide que ensucien el juego, además de que terminar con un: “Pedí que no mal interpretaran mis palabras; yo dije que la trampa o el engaño, pero me refería a la picardía que tenemos los jugadores”.

Minutos más tarde, mediante su cuenta de twitter, Jorge Enríquez escribió: “Solo los que han jugado futbol entenderían a qué se refiere nuestro entrenador, y yo estoy totalmente en acuerdo con su declaración”.

Esto reaviva las diferencias entre periodistas y futbolistas, curiosamente estoy leyendo un libro llamado “El verdadero fútbol que le gusta a la gente”, del periodista argentino Horacio Pagani, y hoy comencé con el capítulo llamado “El mejor oficio del mundo”, en el cual habla sobre esto, por lo que reproduzco algunos párrafos:

“Dijo Menotti hace varios años, con un rasgo de soberbia que otras veces suele disimular: “El 97% de los periodistas deportivos no sabe nada de futbol”. Buscaba, sin duda, descalificar a algunos de sus críticos más severos, pero en la exageración y en la imprecisión generalizaba el desdén y abría la controversia central: es moneda corriente entre los actores (del futbol en este caso), despreciar, expresa o veladamente, las opiniones de todos aquellos que no hayan sido participantes directos de la actividad a la que se refiere (“aquel que no fue jugador profesional no puede hablar con fundamento del tema”).

“Resulta ingenuo pretender que los testigos, periodistas o aficionados, hagan el análisis del fenómeno del futbol sólo desde el sentimiento del jugador o del entrenador”. Porque entonces la contestación sería, sin eufemismos: el 99% de los entrenadores, o de los futbolistas, no entienden nada de periodismo. Porque son dos cosas distintas, bien diferenciadas.

“No necesariamente el periodista debe conocer la intimidad de los códigos o ser él capaz de resolver con su cuerpo los aspectos técnicos del juego, para entender el tema y transmitir su pensamiento en atención al interés de los receptores.

“Lo más llamativo, sin embargo, es que muchas veces las críticas a la función o a las personas de la prensa se expresan desde medios de comunicación que contratan a esas figuras para cumplir funciones de símil-periodismo.

“Cada uno en su misión. Pero el periodista no necesita haber sido deportista profesional para cumplir con su oficio; ni el deportista o jugador están impedidos de ejercer la función periodística. Necesitan, claro, unos y otros, formación y responsabilidad para cumplir con sus roles”.

Que cada quien lo interprete como su formación se lo permita, pero siempre sin descalificar al otro sólo por ser diferente o por cumplir un rol distinto en un momento determinado.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s